domingo, 30 de agosto de 2020

La misión y la inculturación

Les invitamos a escuchar esta interesante reflexión del padre Agustín Raygada O.S.A.

LA MISIÓN Y LA INCULTURACIÓN. Por P. Agustín Raygada, OSA.

LA MISIÓN Y LA INCULTURACIÓN Por: Padre Agustín Raygada, OSA. "Nuestro Vicariato es eminentemente misionero..."

Publicada por Padre Agustín Raygada en Sábado, 29 de agosto de 2020

viernes, 28 de agosto de 2020

Festividad de San Agustín

Tras la fiesta de Santa Mónica, celebramos hoy, 28 de agosto, la de su hijo, San Agustín, un hombre dotado de una profunda inteligencia a la par que de una delicada sensibilidad y una imperiosa necesidad de hallar un sentido al mundo. Tras explorar durante años diversos caminos su ardiente búsqueda de la verdad, una búsqueda que no debemos entender como una mera especulación intelectual, sino como un doloroso proceso que compromete lo más profundo del espíritu, encontró al fin el reposo tras constatar que lo que con tanto anhelo había perseguido se hallaba en su propio interior: “tú me eras más íntimo que mi propia intimidad y más alto que lo más alto de mi ser” (Confesiones III, 6, 11). Rüdiger Safranski, un filósofo alejado del cristianismo, ha visto así la conversión:

“La razón de que Agustín se convierta al Dios de las Sagradas Escrituras no es que quiera escapar de una miseria, de una compunción y la desesperación. Hemos de decir, a la inversa, que su amor desbordante busca un recipiente en el que derramarse, y este solo puede ser Dios, pues solo Dios es suficientemente espacioso”. (Safranski, Rüdiger, El mal o el drama de la libertad, 2020, Madrid, Tusquets, p. 48).

Es el amor lo que impulsa la búsqueda de San Agustín, es también el amor lo que lleva a su madre, Santa Mónica, a luchar por su hijo, a no darlo nunca por perdido a pesar de su alejamiento, de sus desplantes, incluso del amargo abandono en Cartago, cuando él a escondidas parte hacia Italia, el que la hace seguirlo hasta Milán, donde al igual que ella lo recupera, él se recupera a sí mismo.

Días antes de la muerte de Mónica, madre e hijo conversan en Ostia y allí, sumergidos en su interioridad y embargados de amor a Dios, sus espíritus se elevan a la contemplación de la eternidad:

“Seguimos ascendiendo aún más dentro de nuestro interior, pensando, hablando y admirando tus obras. Y llegamos hasta nuestras mismas mentes, y seguimos nuestro avance remontándolas hasta llegar a la región de la abundancia inagotable, donde apacientas a Israel eternamente en los pastizales de la verdad, allí donde la vida es la sabiduría por la cual se crean todas los cosas de aquí: las presentes, las pasadas y las futuras, mientras que ella no es creada por nadie, sino que hoy es como ayer y como será siempre. Mejor dicho, en ella no hay un fue ni un será, sino solo un es, porque es eterna, ya que lo que ha sido y lo que será no es eterno”. (Confesiones, IX, 10, 24).

Pulsa para leer una biografía de San Agustín


Consagración de San Agustín (Jaume Huguet, Museu Nacional d'Art de Catalunya)


jueves, 27 de agosto de 2020

Festividad de Santa Mónica

Hoy, 27 de agosto, celebramos en la Iglesia la festividad de Santa Mónica, la madre de San Agustín, aquella que consiguió con sus plegarias, su perseverancia, su ejemplo y, sobre todo, su amor, llevarlo hasta la Iglesia. Fue para ella un camino duro en el que no faltaron momentos amargos. Recordemos uno de ellos con las palabras del propio Agustín. Este, harto de la indisciplina de los estudiantes de Cartago, había decidido marchar a Roma y su madre intentó disuadirlo y, al no lograrlo, le pidió que aceptara al menos su compañía. Pero él deseaba partir solo:

"Yo la engañé cuando estaba firmemente asida a mí, tratando de convencerme de que o bien desistiera de mi propósito o bien le permitiera ir en mi compañía. Me inventé el pretexto de que no quería dejar solo a un amigo que esperaba vientos favorables para zarpar. Y le mentí a mi madre, a aquella madre, y me escabullí.
Sé que también esto me lo has perdonado con tu misericordia, defendiéndome, a pesar de mis horribles groserías, del peligro de las aguas de mar hasta que llegase el agua de tu gracia, esperando que, lavado en ella, se secasen los ríos de los ojos de mi madre. Porque ella regaba día tras día con las lágrimas de sus ojos la tierra donde reclinaba su frente.
Como, a pesar de todo, mi madre se negaba a volver sin mí, apenas si logré convencerla de que aquella noche se quedara en un paraje cercano a nuestra nave, que era una capilla dedicada a San Cipriano. Y aquella misma noche me escapé a hurtadillas, y ella se quedó en tierra rezando y llorando." (San Agustín, Confesiones, V, 8, 15. Traducción de José Cosgaya O.S.A, Madrid, BAC)

Pulsa aquí para leer una breve biografía de Santa Mónica

Aparición del ángel a Santa Mónica (Pietro Maggi, 1714. Iglesia de San Marcos, Milán)

sábado, 22 de agosto de 2020

Avisos parroquiales

El próximo jueves, día 27, celebramos la fiesta de Santa Mónica madre de San Agustín; y el viernes, día 28, la fiesta solemne de San Agustín.

Por motivo de esta fiesta, el día 28, VIERNES, a las 20:00 horas, la eucaristía será concelebrada en honor a nuestro fundador y padre de la Iglesia.

Todos ustedes están invitados a participar o acompañarnos en oración.


La muerte de Santa Mónica (Ottaviano Nelli, iglesia de San Agustín en Gubbio, Italia)


Día de la Asistencia Humanitaria

Con motivo de la celebración el pasado 19 de agosto del Día de la Asistencia Humanitaria, Cáritas nos recuerda la precaria situación de los refugiados y desplazados, agravada ahora por el recrudecimiento de los conflictos armados, los fenómenos climáticos extremos y, sobre todo, los efectos de la pandemia de covid-19. La Agencia de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios estima en 167 millones el número de personas que precisan de ayuda urgente. Es una cifra escalofriante que resume ciento sesenta y siete millones de tragedias, de vidas rotas, de esperanzas frustradas; una cifra tras la que debemos ver el rostro dolorido de nuestro prójimo que nos interroga y ante cuya mirada somos responsables.

Pulsa aquí para más información


sábado, 15 de agosto de 2020

San Maximiliano Kolbe

El 14 de agosto de 1941 falleció en el campo de exterminio de Auschwitz el padre franciscano Maximiliano Kolbe. A finales de julio de aquel año, un prisionero consiguió fugarse, por lo que en cumplimiento de las normas establecidas por el coronel Karl Fritzsch, diez de los internos, elegidos al azar, debían morir de hambre. Kolbe se ofreció voluntariamente para ocupar el lugar de uno de los seleccionados, padre de familia. Tras catorce días en una celda sin agua ni alimentos, después de que sus compañeros hubieran muerto, los nazis lo remataron con una inyección de fenol. Fue canonizado del 10 de octubre de 1982.

San Maximiliano Kolbe: mártir de la generosidad


lunes, 10 de agosto de 2020

Festividad de la Asunción

El próximo sábado, 15 de agosto, festividad de la Asunción de la Virgen, es día de precepto y celebraremos misa a las 10:00 h., las 12:00 h. y las 20:00 h.


Asunción de María (Tiziano, Basílica de Santa María Gloriosa dei Frari, Venecia)


domingo, 9 de agosto de 2020

Recordamos a Pedro Casaldáliga

Ayer, 8 de agosto, falleció a los noventa y dos años de edad Pedro Casaldáliga, un hombre que, como los antiguos profetas, denunció valerosamente los abusos de los poderosos y cuya vida constituye un ejemplo para todos aquellos que se esfuerzan por hacer que en el mundo reine la justicia.

No podemos rendirle mejor homenaje que escuchar sus palabras. Les acercamos, pues, la voz y el rostro de Pedro Casaldáliga.


sábado, 8 de agosto de 2020

Solidaridad con el Líbano

El pueblo libanés precisa la ayuda de todos tras la terrible explosión que ha causado más de ciento cincuenta muertos y miles de heridos, además de una enorme destrucción en viviendas y toda clase de infraestructuras y toda clase de bienes, lo que ha privado a numerosas familias de sus medios de vida, dejando en un país ya profundamente dividido heridas cuya recuperación previsiblemente será lenta y difícil. 

Ante ello, el cardenal Louis Raphaël I Sako, patriarca de Babilonia de los Caldeos, ha convocado para hoy, día 8, a los hijos e hijas de la Iglesia caldea a una jornada de oración y ayuno. 


Por su parte Unicef proporciona un balance provisional de los daños sufridos por escuelas, hospitales, centros de atención primaria, etc., y avisa de que unos 80.000 niños han tenido que desplazarse a consecuencia de las explosiones, muchos de ellos separados de sus familias.

Enlace a Unicef

domingo, 2 de agosto de 2020

Entrevista al padre Domingo Amigo (II)

Enlazamos a la segunda parte de la entrevista al padre Domingo Amigo como continuación de la entrada publicada el 22 de julio: